“La venas abiertas de América Latina”, de Eduardo Galeano.


La versión sobre la cual se hace está reseña tiene en su contraportada un comentario del Deutsche Volkzeitung que dice que es un libro indispensable para cualquier persona interesada en América Latina. Quien escribe estas líneas piensa que el comentario se quedó corto: el libro es indispensable para cualquier latinoamericano. 

En las páginas de su libro, Eduardo Galeano hace un recuento –incompleto, con certeza– de los múltiples atracos e injusticias sufridas por América Latina.  Lo hace con limpia prosa, con claridad, y de una manera que permite leer el texto hasta el fin sin aburrirse.  El libro comienza sin introducción alguna, yendo directamente al grano, narrando las atrocidades de la conquista y progresando en su protesta a través del tiempo hasta la época en la que su ensayo fue publicado (1970).  La protesta está en todas partes: México, Colombia, Venezuela, Bolivia, Uruguay, Paraguay, Chile, Argentina, sobrevolando toda Latinoamérica, su riqueza y su dolor.  El libro tiene un segundo retoque siete años más tarde, en los cuales Galeano aclara que, aunque el libro fue altamente distribuido (y censurado), el progreso latinoamericano fue poco.  Desde sus páginas, el autor uruguayo cita comentarios y estudios en los cuales se condena los comportamientos de España, Inglaterra, Estados Unidos y otros países europeos que, en parte –y sólo en parte–, edificaron su progreso con nuestros recursos humanos y naturales.

Pero todo el prontuario de reclamos, que con seguridad es cierto en su gran mayoría y debe ser reconocido, es también la gran debilidad del libro.  Galeano, desafortunadamente, dedica mucho más tiempo a contarnos los injusticias perpetradas por otros, que a reclamarnos nuestra indulgencia ante los atracos.  Aunque el autor si menciona la pobreza de nuestros líderes, es poco lo que castiga a quienes los escogieron.  Critica, por ejemplo, la General Motors por tener más empleados que la población activa de Uruguay, y hacer más dinero que la economía de Bolivia.  Habrá que preguntarle a Galeano qué culpa tiene una empresa de ser más eficiente que varios gobiernos (y si debería, por alguna razón, dejar de serlo).  El libro tiene una revisión reciente en el 2004.  Pero en esta revisión no revisita los párrafos en los cuales le hace un guiño claro a Cuba, donde sí, claro, hay 0% analfabetismo, pero donde la gente está tan desesperada que se tira a nadar con tiburones para llegar a los Estados Unidos, o dónde algunos libros son prohibidos y la libertad de expresión es, literalmente, letra muerta.

Galeano quiere mostrarnos de dónde venimos, eso es claro.  También quiere mostrar las consecuencias del espíritu con el que fuimos conquistados.  Esto también es nítido.  Sin embargo, las excusas tienen una fecha de expiración: después de quinientos años y con la tecnología que hoy tenemos a la mano, nos queda muy difícil justificar nuestro atraso.  Esto está cambiando, por lo menos a los ojos de quien escribe estas palabras –espero no equivocarme–, pero desafortunadamente hay que citar aquí la frase de Churchill: Cada pueblo tiene el gobierno que se merece –frase tristemente cierta, pero sobre todo facilísima.

Las venas abiertas de América Latina es entonces un libro importante porque nos quita la inocencia.  Es importante ver a los otros países como lo que son: seres independientes que luchan por su bienestar.  El mundo es un mundo de transacciones, de intercambios, de negocios: es nuestra labor –no la de otros países–, de no dejarnos estafar.  Aunque hay que condenar a los ladrones, también es menester, no dejarnos atracar.

Fuente:«Una crítica respetuosa a las venas abiertas de América Latina».

‘Las Venas Abiertas de América Latina’ es un clásico de la literatura política en el que Eduardo Galeano analiza la historia del saqueo de América Latina. Expolio llevado a cabo por los imperios coloniales primero, y por los Estados imperialistas, con Estados Unidos a la cabeza, en la época contemporánea.

Esas venas que se abrieron hace quinientos años, aún, en el siglo XXI, siguen sin cerrarse. El expolio continúa, hoy América Latina exporta a los países del norte materias primas abundantes y fuerza de trabajo barata.

En ‘Fort Apache’ nos preguntaremos cuándo terminará de desangrarse América Latina.

 Para ello, contamos con la presencia de:

Andrea Benites-Dumont – Periodista

J.M. Martín Médem – Excorresponsal América Latina

Íñigo Errejón – PODEMOS

Rubén Herrero – Profesor de Relaciones Internacionales

Xabier Arrizabalo – Profesor de Economía

Iván Forero – Miembro de MOVICE – See more at: http://www.hispantv.com.es/detail/2014/07/05/278898/fort-apache-multinacionales-nuevos-conquistadores#sth

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s