La tirada del tarot (Pronostico para el 2012)


Terminadas las lecturas, a la hora postrera de la Tertulia Entrelíneas, en la villa costera de Nerja, cada miembro del grupo de tertulianos toma una carta del Tarot en el orden en que intervinieron en su lectura. El resultado es el que sigue: (El carro, la luna, la muerte, la justicia, la sacerdotisa, el loco, el juicio, el mago), la pregunta: ¿qué ocurrirá en el año que empieza, 2012?; la interpretación, un mero capricho literario:

El Carro necesita un cochero. Si no, su movimiento será conducido por otros que no son uno mismo, aunque en una suerte de ilusión de autoengaño y desligamiento mental, de proliferación de pequeños yoes, se crea que uno es uno y que maneja las riendas.

La Luna surge media, creciente, abriendo la parte femenina del ser, contenedora de la única salida, la que es capaz de reflejar el sol y hacer mover las aguas del mundo y del espíritu, con un sentido inspirado e intuitivo.

Es en su luna de miel, cuando, desnuda y libre, se presente ante las puertas de la muerte, regeneración, cambio y renacimiento.

Entonces la Justicia tendrá la necesidad de usar su balanza para equilibrar razón e intuición, y cuerpo como expresión del espíritu. La mente ocupando su lugar en el seno de la gran rueda de la manifestación, Vía Láctea del cosmos y del corazón del hombre, alzándose éste como cochero.

La Sacerdotisa toma el cuerpo del cochero desconocido, ella es la depositaria de todas las inteligencias (incluida la del Amor), del Conocimiento que asciende paralelo al Ser, y de la fuerza inconmensurable que es la electricidad eterna de la Vida.

El Loco es la carta fuera de la baraja, simboliza el Centro de la Gran Rueda, fuente de lo manifestado, que es asimismo potencia de lo latente y por manifestar. Él sabrá entonces ser consciente del camino (pues lo hace al andar o al rodar) en el recuerdo de su voz verdadera, pues sabrá que es la única que le pertenece.

El Juicio Final ya está aquí. No sólo porque tenga un momento prefijado en el ciclo o seguimiento de los astros, que bailan en los vórtices del agua del Tiempo, sino porque el cochero (todos los cocheros) ya saben que ellos crean su camino, su vida real, desde el amor y la unidad, a semejanza de Dios.

El Mago ya se ha encarnado en cochero o el cochero en Mago. Mágica fe, milagro de la salvación, recuerdo del Ser, Gracia en el torrente de las venas, Verbo en la voz y Luz en la mirada.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s