Encuentro de escritura en acción en la Expo: _arqueología__reciclada_, del artista plástico Eduardo-Roberto, (Nerja, Sala Mercado, febrero 2011)___________Tertulia Entrelíneas


Encuentro de escritura en acción en la Expo:
_arqueología___reciclada_
del artista plástico Eduardo-Roberto,
(Nerja, Sala Mercado, febrero 2011)
___________Tertulia Entrelíneas

La respiración de Pangea (vida y muerte sobre la tierra)

La tierra es la madre paciente. Como toda madre con cualidad de madre, concibe en su seno la fertilidad, pero su esencia y materia se han envenenado, sus hijos con capacidad de consciencia de muerte, han olvidado su muerte misma, y esa arrogancia los ha inflamado de vida huera y de inerte densidad. A tal extremo que comparándolo con el humano hecho de respirar, sus postreras y aceleradas respiraciones nerviosas, concentradas sólo en la inspiración, los han vuelto autómatas hedonistas, depredadores que no piensan ni sienten en absoluto en poner su esmero de persona en la diástole necesaria y renovadora, la espiración de todos los aires de la vida, el vacío de la muerte, el amor y la contemplación, para que las energías respiradas no envenenen el organismo, no pudran la tierra, y salgan expiradas de ella, buscando el vacío, dejándola lista para volverse a llenar.
La tierra es una madre de turgentes senos que muere para renacer, llevando en la mano a sus hijos. Los restos del último aliento, de la sabia y vieja respiración de la tierra, deja entre sus átomos y guijarros un gran túmulo de restos dispersos, manufacturas que volverán a ser tierra tarde o temprano. Dentro de miles a de años, o millones de respiraciones, renacerá vibrante de sus arenas en una nueva inspiración.

por Franjamares, 18 febrero 2011, Tertulia Entrelíneas, Nerja.

Jardín y cementerio

Se cuece en la espesa capa del inconsciente el entramado de imágenes, ideas, luchas, deseos, necesidades, miedos, en el fuego lento, a veces vertiginoso del cotidiano vaivén.
Emergen al unísono colores y formas humanas y sobre todo animales, como una huella indeleble que no nos permite reconocerla si no dejamos escapar el pensamiento analítico.
Lucha de lobos ó encabritados caballos, que encierran en sí la furia y el empuje de la vida. Lluvia de colores, peces, montañas acaso mágicas, un pájaro difuminado y aquel que fue guerreo danzando.
Cuelgan los peces al fresco en el improvisado tenderete, para secar sus siempre humedecidos cuerpecitos.
En la pradera de cielo rojo el cervatillo titubeante camina, y bajo un sol multicolor los amigos confraternizan.
Esta dialéctica muda y multiforme que quiere dejar escapar lo que vemos porque lo sentimos. Arte de la emoción, mirada pasada por el filtro de las sensaciones múltiples. En este paraíso infernal por la constancia fosilizada, la humanidad parece soñar su pesadilla alumbrada.
Jardín y cementerio, cementerio y jardín en el que las figuras te observan al tiempo que son observadas en un juego de persecución accidental.
Veo porque imagino ó imagino a través de lo que veo. Una pisada en el espacio, en un firmamento negro,¿señal indeleble de que pasamos por el planeta tierra?
Un indio a las afueras de una ciudad, que emerge con sus edificios desafiando la tierra firme. La locura de la civilización, la civilización abanderando la locura.
Los restos del naufragio de la civilización, plástico y metal.

Begoña Ramírez, 18 febrero 2011, Tertulia-Entrelineas, Nerja.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s