Yo y mis bloqueos (El verdadero discurso de Obama)


Yo y mis bloqueos

(El verdadero discurso de Obama)

Me acabo de bloquear. ¡Maldita sea! Yo y mis bloqueos. Y precisamente ahora, con un millón de personas gritando a coro para vencer el frío bajo cero, pendientes de mis palabras. No me sale la voz, y eso que el discurso de hoy me lo han escrito los fantasmas simplificado, como corresponde al momento universal de mi estrellato, la hora institucional más importante para el pueblo, un acto fastuoso con banderitas, serpentinas y voces en vivo, en cuyo momento culmen me encuentro ahora mismo, tan bloqueado, como las expectativas de futuro de la inmensa mayoría en este país de las libertades. He de salir de este encono inexplicable. Comenzare a leer sin más, de corrido, a precio de parecer algo nervioso o, peor aún, acobardado. Sí, lo haré así. Pero… ¿adónde están las letras de este discurso? ¿Le han entregado al presidente negro unos folios en blanco? O es que no puedo siquiera ver el contenido. Doble dificultad en este minuto solemne. Si miro fugazmente a mi mujer buscando una solución al embrollo, pero me encuentro con una sonrisa cómplice y unos ojos chispeantes que parecen alabar mi dominio de la situación, si apunto a mis niñas encontraré la felicidad inocente en sus pupilas como diciendo: “mi papá lo arregla todo y todo”. ¡Qué remedio!, miraré a mi secretario Rahmbo. Su mirada penetrante y severa devuelve la tinta a estas hojas. Pero pronto se chorrean letra tras letra, haciéndose ininteligibles. Creo que ha pasado ya demasiado tiempo y el público y las autoridades, sobre todo estas últimas, comienzan a mosquearse. Solucionado: Si no se puede leer nada de lo aquí escrito, hablaré con mis propias palabras, sacaré el discurso de mis adentros. Ahí va y sin carraspeos:

Hoy me presento ante ustedes con la humildad necesaria para sostener sobre mis hombros de hombre, este pesado cargo, que afronto con responsabilidad, entusiasmo, ilusión y esperanza, inspirándome como heredero de los padres fundadores.

Esto comienza de maravilla. La multitud aplaude y corea mi nombre y el nombre del país. No es para menos he tocado las palabras claves y me he mentado como chozno directo de los constituyentes. Y ahora la segunda parrafada y sin papeles:

Los problemas que afronta a día de hoy nuestra patria son quizá los más dramáticos e importantes de nuestra historia, Se avecinan oscuras tormentas. Esta crisis económica nos ha enseñado sin embargo algo muy importante que tenemos la obligación moral de corregir, de poner en su sitio. Me refiero a que debemos recuperar para el gobierno federal, el control soberano sobre la emisión de moneda y la fijación de intereses, el modelo de Reserva Federal en manos de la oligarquía bancaria Iluminati quedará derogada. Crearemos amparados en la constitución todo el aval público de crédito necesario y productivo para reactivar la economía física del país. Desmantelaremos todos los paraísos de lavado de dinero. La banca especulativa, esa que ha inflado adrede el valor de las hipotecas para asfixiar a los trabajadores y empresas honorables, los que han convertido a Wall Street en La Vegas, sin autorregulación ninguna que no fuera la de su propia usura, en interés del control de todo el país en pocas y oscuras manos. Esa élite sólo tiene un destino en esta nueva América que hoy nace con vuestro apoyo: su desaparición.

Ahora sí que esto se calienta. Seguiré sin respirar siquiera, que ya ha cogido el hilo:

El otro gran problema que nos aflige es el de las energías. Pero tiene un solución factible, sino a corto a medio plazo. Como nación responsable habremos de desarrollar de una vez por todas las energías libres, ocultadas desde hace años tras patentes propiedad de las corporaciones petroleras. Me refiero a la tecnología de motores eléctricos y de pilas de hidrogeno para la automoción, a las plantas de energía nuclear de fusión, a las plantas eléctricas de energía cinécita tanto del viento como de las olas del mar, a la distribución de energía eléctrica de inducción Tesla… Es decir: energía limpia y barata que redimirá de la esclavitud a las gentes de nuestro país y al planeta entero. Y que por otra parte, desactivará las guerras que tenemos emprendidas en Medio Oriente y Asia central. Por ejemplo: Los pozos de Irak ya no serán necesarios, El oleoducto de Afganistán y Pakistán ya no será imprescindible… por lo tanto esos países podrán recuperar su soberanía. Dejaremos de financiar por tanto el terrorismo integrista y el terrorismo de Estado, descartando para siempre los atentados de bandera falsa. En este sentido, me comprometo a reabrir una investigación independiente, en línea con las iniciativas de los bomberos y demás cuerpos de Salvamento, para sacar a la luz la verdad sobre los atentados del 11-S.

Con respecto a Rusia, relegadas las energías fósiles, ya no será tan importante para nosotros y sus vanidosos y estratégicos pedos de crudo y gas, serán sustituidos por acuerdos comerciales que beneficien a ambos pueblos. Hasta Irán dejará de ser el eje del mal.

Consiguientemente, señores, en política exterior sólo nos quedará un embrollo por desmadejar, el de los judíos sionistas de Israel y sus asentamientos en el país de los palestinos. Como este conflicto viene de largo y tiene tintes religiosos y hasta proféticos, permítanme que me tome mi tiempo antes de arreglarlo, dejándolo para el final de legislatura. No obstante, anuncio que dejaré de venderles cazabombarderos, tanques y helicópteros apache a los líderes de Sion, para que con ellos no sigan asesinando ancianos, mujeres y niños.

El futuro, compatriotas, está en nuestras manos, trabajemos todos juntos hasta lograrlo. ¡Just we can! Dios salve a América y a los americanos.

Ya está, menos mal por lo menos el último párrafo del discurso coincide con lo escrito. Ahora sí que veo lo que decía. Menudas gilipolleces. Mi mitin ha estado mejor. Y la prueba es que la gente no deja de aclamarme y aplaudir. Sólo hay un inconveniente: mi secretario Rahmbo me ha lanzado una mirada torcida y el vice no deja de hablar por el móvil con cara de circunstancias. ¿Habré metido la pata?

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s